Y exactitud, velocidad, resolución, diligencia… Características positivas para nuestras empresa no faltan si hablamos de RFID. Y es que esta tecnología está siendo en estos momentos la más deseada tanto por empresas de primera necesidad que están viendo multiplicado su trabajo en estos tiempos de pandemia por coronavirus como las que deben habiendo estado paradas durante unas semanas, deben volver a su actividad con estrictas medidas de seguridad y trabajar en pro de la recuperación propia y general.

Las ventajas competitivas de las soluciones basadas en RIFD para todo tipo de empresas son cada vez más notables para diferentes departamentos y profesionales. Desde marcas de retail, alimentación, sanidad, libros, deporte… Todas, una vez conocidos los beneficios del RFID no pueden resistirse a sus encantos. Grandes empresas ya lo han probado (Heineken entre otras) y no vuelven hacia atrás.

RFID aporta soluciones muy beneficiosas en los diferentes estadios de la gestión de la mercancía en las empresas: fabricación, distribución y venta de la misma. Uno de los puntos “calientes” de toda empresa con logística de alto volumen es la movilización de esa mercancía. La gestión de llevar de un lado a otro grandes cantidades de producto implica un trabajo minucioso y detallado que de hacerlo manualmente se perdería información crucial, un tiempo muy valioso y se incurriría en errores importantes.

Gracias a soluciones de RFID estos problemas quedan resueltos ya que entre otras aplicaciones, es posible la lectura de grandes poblaciones de tags en punto de origen y de llegada en segundos garantizando un ratio de error mínimo si es que existe.

La digitalización es un imprescindible hoy en día más que nunca. A partir de ahora hay que mantener la distancia de seguridad entre personas y guardar normas de seguridad e higiene más estrictas que nunca. Las personas de nuestros equipos necesitan de las mejores soluciones para ejecutar su trabajo y es innecesario que recaiga sobre ellos una presión añadida además de exigir resultados perfectos.

RFID proporciona a todas las plantas logísticas que lo implementan, independientemente de su actividad de producción y comercial, rapidez en la gestión de sus productos (materias primas y producto terminado) así como minuciosidad y exactitud de datos. La verificación en cuestión de segundos está asegurada y las mercancías se movilizan ahora con mayor seguridad en la recopilación de datos. Unos datos que de forma automática y en tiempo real pasan al programa de gestión de la empresa con los que se pueden tomar decisiones de forma exacta e inmediata para corregir desviaciones.

Saber qué está ocurriendo con la mercancía, dónde está, en qué condiciones y qué le impide salir de su punto de origen o llegar a su destino nos proporciona una velocidad de acción que sin RFID y de forma manual no sería posible.

Los stocks, gracias a soluciones de RFID, son más rápidos también y ágiles con lo que se pueden implementar mejores decisiones de compra y venta de producto así como de fabricación y abastecimiento de puntos de venta. Todo dependerá (estrategias comerciales, de compra, de producción) del stock disponible y tenerlo actualizado en cualquier instante sin que suponga un trabajo extra es un plus añadido que ahora es posible gracias a RFID.

Precisión, rapidez, velocidad, minuciosidad… Son solo algunas de las ventajas que proporcionan las soluciones de RFID para las empresas que movilizan grandes cantidades de producto tanto en origen como en entrega.