Desde hoy mismo, 18 de mayo de 2020, vuelve una cierta “normalidad” al sector de la automoción con la posibilidad de re-apertura de los concesionarios de coches, la cara visible y el contacto con el cliente del sector de la automoción. Un sector que siempre sufre con las crisis económicas y que en estos momentos no hay que dejar de lado ni atrás en el proceso de recuperación post-covid19.

No podemos, por responsabilidad y coherencia, dejar de recordar que el coronavirus nos atizó bien fuerte el pasado mes de marzo y que nos está cambiando la forma de vivir, trabajar y valorar el escenario que nos rodea de vida. Una vez superada la primera (y ojalá última) crisis sanitaria, toca recuperar lo económico y empresarial.

Más de dos meses parados y con el cierre echado en muchas empresas y sectores, causan mella tanta que hay que tomar medidas y saber distinguir muy bien entre lo que supone un gasto (que debe ser más controlado y evaluado que nunca) y una buena inversión que haga que nuestra empresa reflote en un momento crucial y además, sufriendo lo menos posible.

El sector de la automoción a nivel usuario (compra – venta de vehículos) siempre sufre en las crisis y es que cuando no hay para gastar, no se compran coches. Es algo básico porque usamos lo que tenemos y destinamos los recursos a otras actividades. Igualmente en el ámbito de vehículos profesionales también se apreciará una reducción de ventas aunque siempre es menos acuciada por la necesidad de vehículos para proseguir con la actividad empresarial.

Es el momento de tomar decisiones determinantes y dotar a las empresas de automoción de las tecnologías más adecuadas para gestionar la situación, optimizar recursos, aumentar la productividad y los resultados. Esta situación económica debe ser circunstancial y debemos tener muy presente que no ha sido propiciada por un detonante económico (como en 2008) sino que ha tenido una causa de salud que podemos recuperar y solventar.

Seguridad en la re-apertura

A partir de ahora (18 de mayo – Orden Ministerial 414/2020) la actividad en los concesionarios de coches vuelve a estar, nunca mejor dicho, actividad. Mediante cita previa y con independencia de su superficie o de la comunidad autónoma y la fase en la que se encuentren, pueden abrir sus instalaciones y atender a sus clientes.

Eso sí, fundamental, hay que instaurar las medidas de higiene y seguridad que ya son de obligado cumplimiento para todas las empresas, comercios, compañías, etc de nuestro país. Para ello, Faconauto recuerda que todos los concesionarios tienen a su disposición el protocolo de protección y prevención elaborado por la asociación y que cuenta con la revisión y aprobación del Ministerio de Sanidad.

Tecnología para la recuperación en la automoción

Es el momento de instaurar medidas de seguridad e higiene y el sector de automoción debe también aprovechar la situación para aún más, digitalizar sus instalaciones. Ahora más que nunca, soluciones de voz para dejar las manos libres en la fabricación y montaje o RFID y soluciones de trazabilidad son imprescindibles para garantizar un trabajo seguro, eficiente y eficaz no solo en plantas de producción sino en todo el proceso incluyendo el punto de venta, los concesionarios que son los que tratan y trabajan con clientes día a día y están en contacto permanente con el exterior.

Para ello, la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto) ya ha generado con la colaboración de entidades del sector el informe “La nueva normalidad del sector de la industria de la automoción: Qué hacer para estar preparado. Recomendaciones para los fabricantes de componentes” que aunque sea y esté enfocado a la fabricación y no a los concesionarios, todo afecta en una cadena como esta. El foco del informe y previamente del sector está puesto, como aseguramos en este post y por lo que velamos con soluciones tecnológicas de primer nivel, en la globalización de las cadenas de valor y la optimización de estructuras organizativas y modelos de trabajo. Sin duda hay que tomar importantes decisiones en el ámbito de la tecnología.

Hoy más que nunca hay que apostar por la seguridad y eficacia de nuestras empresas, trabajadores y empleados.