En los últimos tiempos estamos viviendo un imparable cambio en los hábitos de consumo que nos han llevado a todos, a adoptar nuevas medidas a nivel empresarial. Medidas para las que debemos trabajar de forma rápida y eficaz y así conseguir que todo el ecosistema de abastecimiento de mercancías esté siempre en correcto funcionamiento.

Uno de los motivadores principales para el cambio de paradigma de la logística en estos momentos es sin duda, la modificación de los hábitos de consumo a nivel usuario. Desde que comenzase la pandemia generada por Covid19, toda la población a todos los niveles (empresarial, individual, social) ha visto afectado su día a día y con ello, las formas de compra de productos y servicios.

Meses de confinamiento y aislamiento social en casa, reducción drástica de movilidad, recorte en los horarios de establecimientos comerciales… nos han avocado a que cambiemos la forma de comprar, de adquirir lo que necesitamos e incluso, queremos. Las necesidades priman sobre los “caprichos” pero también ahora queremos incluso más inmediatez que antes. Ahí, en la necesidad de inmediatez está la clave para el cambio de paradigma del sector logístico.

Inmediatez que van a requerir (de hecho ya lo están haciendo) que todos nos apliquemos al cien por cien en el cambio tecnológico y revolución logística a la que estamos asistiendo. Es necesario tener una cadena de suministro ágil, eficaz y rentable. Ahí están los tres pilares fundamentales de todo sistema logístico que responda a las necesidades de hoy en día.

Tecnología: imprescindible para la logística actual

Sin un correcto tratamiento de datos es imposible que una tarea logística tenga éxito y trabaje con eficacia. Los datos, la rapidez de gestión y el conocimiento pleno de la situación y estado de la mercancía es indispensable para un mantenimiento logístico de primer nivel.

Hoy en día el foco principal en las implementaciones logísticas está en la suma de soluciones tecnológicas aplicadas. Aportarán valor al negocio, representarán una ayuda única para el equipo de trabajo y conseguirá que la logística de tu compañía funcione como un reloj. Y es que el valor de la tecnología en la logística no es la tecnología en sí misma sino lo que soluciona, lo que modifica y lo que conlleva intrínseco en sus cualidades.

Para poder incluir nuevas soluciones tecnológicas aplicadas a la logística es imprescindible realizar un análisis interno de las necesidades de la compañía y del equipo, de qué herramientas se tienen en este momento en uso, de cómo encajan con el equipo interno – externo…

Igualmente habrá que estudiar y conocer al milímetro los hábitos de consumo que marcarán las pautas para generar un flujo logístico saludable, efectivo y que funcione. Partiendo de los hábitos de los usuarios y clientes se pueden identificar diversas propuestas de valor que se asienten en fórmulas colaborativas con algunas / todas las áreas involucradas y en las que cualquier cambio o modificación va a tener impacto.

Realizar segmentaciones útiles de clientes, proveedores, productos, servicios, hábitos, modalidades de negocio, etc ayudará a generar modelos de trabajo logísticos más ágiles, flexibles y sobre todo, personalizados y adaptados al escenario actual.

Para ello puedes optar por soluciones de voz, rfid u otras más personalizadas y desarrolladas ad-hoc para cada caso. En JSV nuestro equipo de ingenieros y asesores estudiará tu caso particular para poder ofrecerte lo que realmente va a generar un valor añadido y único a tu empresa.

Todo está en profundo cambio y evolución en el entorno logístico algo que llega a los roles de los protagonistas de estos escenarios. Las profesiones de antes ahora cobran nuevas responsabilidades y deben actualizarse para poder cumplir con los nuevos requerimientos. Un papel de anticipación y resolución es vital para que funcione el engranaje. Ya no vale con reaccionar a los impulsos del mercado sino que hay que tener previsión y ser capaces de arrojar soluciones cuando el problema ni siquiera ha llegado. Ahí está el reto de operadores y responsables logísticos que deberán afinar su inteligencia para elegir las mejores soluciones y herramientas que ayuden a que su trabajo sea más ágil, eficaz y productivo. Eliminar fallos, disminuir los márgenes de error, aumentar la productividad, dotar al usuario y al empleado de herramientas accesibles y útiles serán los retos en logística que hoy ya tenemos que tener solucionados y solventados. En JSV estamos en la vanguardia de soluciones logísticas aplicadas a sectores diversos, necesidades y objetivos. Es el momento de sumar en el cambio de paradigma logístico.