La logística mundial está en jaque por el bloqueo del Canal de Suez. Estos días de nuevo todo el mundo tiene puestos los cinco sentidos en la importancia de la logística para la vida diaria de todos. El bloqueo por el encallamiento de un carguero en el Canal de Suez puede afectar incluso, a las prendas básicas de ropa que normalmente tenemos a nuestro alcance por 5€ en grandes cadenas de moda. Una nueva experiencia que nos muestra cómo para todos, no solo a nivel empresarial, la logística es una pieza básica de nuestro puzzle de vida.

Bloqueo en el Canal de Suez

Algo que podía haber quedado en una simple anécdota, el encallamiento del portacontenedores Ever Given en el Canal de Suez por una tormenta de arena, se ha convertido en cuestión de horas en la noticia del momento. Los efectos para la economía mundial están siendo devastadores y es que el Canal ha quedado totalmente bloqueado y ningún barco, ni de un lado ni del otro, puede pasar para continuar su recorrido.

Uno de los puntos logísticos más importantes del Mundo está en jaque. El 8% de las transacciones de mercancías a nivel internacional tienen su paso por el Canal de Suez ahora bloqueado. En este momento, más de 230 buques containners están a la espera de poder atravesar el Canal. Un número que crece hora tras hora por todos los barcos que deberían estar transitando de forma habitual y que ante la situación, deben buscar opciones alternativas con el consecuente incremento de los gastos.

La conexión marítima (recordemos la más accesible para el transporte de mercancías) entre Asia y Europa se ha quedado totalmente bloqueada. El camino más corto entre los dos continentes está totalmente cerrado y a la espera de que los trabajos de remolque para el Ever Given tengan éxito lo antes posible.

Al identificar la envergadura de las consecuencias de esta situación, Egipto ha decidido habilitar una de las secciones antiguas del canal (útiles antes de la apertura de nueva vía) y así poder desviar poco a poco, el tráfico marítimo de cargueros.

El tráfico del Canal de Suez

Para todos los que nos dedicamos a la logística en todas sus vertientes el Canal de Suez es un punto clave. En 2020 fueron más de 19.000 barcos con un tonelaje neto de 1.170 millones de toneladas los que pasaron por sus aguas. La segunda carga más alta de la historia del Canal y es que si algo ha supuesto la pandemia por Covid19 ha sido el aumento de las transacciones logísticas).

Un canal que se tarda entre diez y doce horas en cruzar y por el que cruzan 51 embarcaciones cada día. Barcos que actualmente están totalmente parados, bloqueados y a la espera de planes alternativos para poder llegar a sus destinos.

Consecuencias logísticas del bloqueo del Canal de Suez

Como comentábamos al principio, esta circunstancia podía haberse quedado en simple anécdota y es que desde el instante del encallamiento, se trabaja sin destajo para liberarlo y poder dejar de nuevo habilitado el paso libre por el Canal (en estos momentos se han realizado el 85% de los trabajos previstos y necesarios para solventar la solución).

Pero el problema no está en sí mismo en el encallamiento ni en el bloqueo como tal del Canal de Suez sino en las desastrosas consecuencias que está teniendo el incidente para la logística a nivel Mundial. Este hecho ha vuelto a dejar al descubierto como casi todos dependemos sobremanera de un único punto que a veces es tan vulnerable como ahora vemos para las transacciones logísticas entre dos continentes tan vitales como Europa y Asia.

Tal y como ha asegurado Jordi Espín, Secretario general de Transprime, “el incidente del Canal de Suez añade un riesgo a la tormenta perfecta del transporte marítimo”. Y es que poner todos los huevos en una misma cesta, tiene unos riesgos demasiado elevados.

Los planes B en la logística

Estamos de acuerdo que el Canal de Suez es la solución más rentable (por rapidez y distancia) para cruzar y conectar los continentes de Europa y Asía (ni que decir tiene la cantidad de mercancía que retroalimentan ambos puntos). Pero es importante no jugar todas las bazas a la misma partida y tener siempre, planes B incluso, empezar a tener mucho más claro que la logística necesita un juego basado en la cercanía – acercar los centros de producción (según también pudimos comprobar en momentos de pandemia o incluso, con Filomena).

«La producción en Asia genera una dependencia extrema de la logística de grandes distancias».

Es fundamental rebajar, al menos para Europa, la dependencia de Asia y en estos días, motivado por este nuevo incidente del Canal de Suez, lo tenemos más claro. Pensamos, sentimos y en realidad así es que el Mundo cada vez está más conectado pero debemos revisar nuestras conexiones y sobre todo, posibilidades con humildad. Depender de producciones a millones de kilómetros para abaratar los costes tiene sus riesgos que nos puede poner en peligro por la elevada dependencia de estos materiales.

Producciones de proximidad

La logística está cada vez más evolucionada y gracias a soluciones como RFID, voz o sistemas muy desarrollados podemos realizar operaciones de alta envergadura sin errores en cuestión de segundos pero, no quita, para que tengamos presentes que tenemos que realizar un ejercicio de des-globalización para ser más reactivos. Empresas nacionales como “Mango ya está apostando por estas producciones de proximidad para ser más reactivos” pero añaden que al menos por el momento “los proveedores de Asia van a seguir siendo claves”.

El equilibrio siempre es lo más acertado y la no dependencia de una única solución. Tener elaborados planes B para situaciones como la que se ha dado en el Canal de Suez son imprescindibles y sobre todo, seguir tomando consciencia de la importancia vital para todos de la logística. Dotar a nuestras empresas de soluciones de primer nivel en este campo es sin duda, una necesidad imperante. En JSV trabajamos a diario para que nuestros clientes gocen de esas soluciones y trabajen siempre, tranquilos y con los mejores resultados.