Según las necesidades de tu negocio, la elección de los lectores RFID será clave para la productividad de tu equipo así como para la gestión de tu stock y atención al cliente. Dependiendo de la tipología de trabajo y de producto, te recomendaremos utilizar lectores RFID fijos o portátiles. ¿Cuáles son las características de cada uno de ellos? ¿Cuál será la mejor elección para tu empresa?

¿Qué es RFID?

RFID es la mejor solución actualmente para la identificación de artículos ya sea en punto de origen (planta de fabricación), área logística o incluso, en punto de venta final. Si quieres tener una identificación de producto rápida, eficaz y libre de errores, RFID es la mejor solución que puedes implementar en tu negocio.

La tecnología código de barras, la más utilizada hasta el momento por sus excelentes resultados y beneficios, deja paso al RFID que con chips más pequeños que incluso, un grano de área, consigue (a través de radiofrecuencia) identificar y rastrear los artículos en y a cualquier punto de distancia.

Aunque a priori parezca que la implantación del sistema RFID en su negocio puede ser complicado y costoso, no es así y de hecho, los beneficios aportados en un reducido espacio de tiempo es motivo más que suficiente para elegir esta nueva tecnología.

Lectores RFID

Dependiendo de si escogéis (según necesidades) LF (baja frecuencia) o HF (alta frecuencia) en el sistema RFID implantado en vuestra empresa, habrá que determinar los lectores RFID que necesitaréis.

Los tipos de RFID que afectarán al tipo de lector elegido

En el caso LF (baja frecuencia) se trabaja con 135 kHz de frecuencia y tiene un rango de lectura de 2 – 5 centímetros (algo muy corto). Esto va a determinar el tipo de lector que deberemos utilizar y también si es este sistema es apto o no para nuestro tipo de producto principalmente porque se necesita un lector muy cerca para capturar los datos. Este sistema es perfecto y muy idóneo para controles de acceso / estacionamientos, gestión de asistencia a eventos, ticketing y pago con tarjeta. Estos lugares en los que la cercanía de lectura es más que posible.

Por el contrario, en el caso de HF (alta frecuencia), la frecuencia utilizada es de 13.56 MHz lo que aporta un radio de lectura que si no es muy elevado (12 cm) sí que permite, gracias a los lectores utilizados y a etiquetas más grandes, alcanzar incluso, un metro de distancia. Si tu uso es etiquetar pequeños objetos de líneas automatizadas o lecturas a gran velocidad, esta es tu gran solución.

*Nuestro equipo de ingeniería de JSV analizará vuestra empresa y necesidades para recomendar el sistema apropiado.

Una vez determinado el tipo de RFID que tu negocio necesita, es el momento de escoger el lector que se adapta mejor a las cualidades y características que tenemos.

Lectores fijos

Estos lectores son lo que normalmente se utilizan para crear portales de lectura automatizada. Son lectores que cuentan (salvo casos excepcionales) con 2 – 4 antenas conectadas que realizarán las lecturas de las etiquetas que pasan frente a él. Es un lector que no se mueve y será la etiqueta la que deberá estar en su radio de lectura. Estas etiquetas pasarán por una puerta, estarán en una habitación determinada donde esté el lector o viajan sobre una transportadora que pasa por la ubicación del lector.

Este lector estará conectado a tu ordenador que a su vez tendrá instalado el programa de gestión de vuestra empresa y enviará toda la información leída directamente. Todos los datos que hay en la etiqueta serán leídos en cuestión de segundos.

Además, el lector incluye (y necesita) un sistema de pilas o conexión externa para alimentar la iluminación que avisa a los operarios de que la lectura se ha realizado y completado.

Lectores móviles

Este caso es el habitual para lecturas deslocalizadas. Son lectores normales (como teléfonos móviles) pero que llevan incorporados unas antenas RFID y un lector para realizar la acción de lectura.

Si lo que realizáis son lecturas a mano, en movimiento y tenéis que leer etiquetas en cualquier lugar (por ejemplo, una tienda y moveros con ella para leer tags), este es el terminal que vais a necesitar. Además, estos lectores incluyen la posibilidad de leer tags RFID y códigos de barras de los de siempre.

Para un inventario, este soporte es el más adecuado y no solo porque va a proporcionar una lectura correcta y sin errores sino porque tu equipo tendrá libre movilidad y hará que todo sea más ágil y rápido. De ahí la principal característica y beneficio de este tipo de lector.

Estos lectores igualmente llevan incorporados un software que permite la lectura y enviar esos datos al programa de gestión de la empresa.

¿Cuándo y por qué elegir lector fijo o móvil?

Dependerá siempre, de las características de tu negocio, de lo que tengáis que leer, de las lecturas que hagáis, de las instalaciones y el equipo con el que trabajáis. En JSV consideramos todas las casuísticas de forma personalizada para ofrecer una solución única y exclusiva en cada caso. Elegir el sistema de RFID apropiado es clave para un gran resultado.