Actualmente la vida no se puede entender sin la tecnología. Todos los ámbitos de nuestra vida se han mejorado y simplificado gracias a ella. Este hecho no es diferente en el entorno empresarial, que se encuentra en un constante proceso de mejora tecnológica, motivado en gran parte por una demanda cada vez más exigente y globalizada. Es en ese proceso en el que muchos sectores han encontrado en los sistemas RFID un gran aliado, sobre todo, cuando los tradicionales códigos de barras son ineficientes o generan complicaciones.  

Qué son los sistemas RFID

 Los sistemas RFID (Radio Frequency Identification) están basados en tres componentes principales: software o middleware RFID donde queda reflejada la trazabilidad del sistema; equipos de lectura, compuestos por lectores y antenas, y por último, los identificadores, comúnmente llamados Tags que pueden ser simples etiquetas o estar encapsulados.

De esta forma, los sistemas RFID funcionan mediante una señal que emite la antena, capaz de captar la información presente en los tag o etiquetas. Así, cuando un producto o mercancía contiene una etiqueta o tag y pasa cerca de una antena, el lector la detecta y decodifica, enviando la información al software.

¿Cuál es el origen de los sistemas RFID?

Pese a que esta tecnología lleva utilizándose desde hace décadas, si miramos hacía el pasado, el protagonismo lo recibían los sistemas HF (High Frequency), que requerían el contacto directo entre el lector y el tag. Esta tecnología se utiliza principalmente en controles de acceso o como medios de pago mediante NFC. En el entorno empresarial, tanto en logística como en distribución, se ha adoptado el estándar UHF cuya principal ventaja es que permite una lectura a distancia.

Ventajas de los sistemas RFID  

Reducción de tiempos:

Son muchos los procesos en los que identificar mercancías y productos suponen muchas horas de trabajo. Sin embargo, gracias al funcionamiento de los sistemas RFID son mucho menos costosos, un hecho que en último término, permite ahorrar horas de trabajo innecesario.

Precisión y fiabilidad:

A diferencia de otros métodos, los sistemas RFID recogen la totalidad de los datos. Ello conlleva tener la seguridad de que la información recogida es correcta, fiable y precisa. Esto está relacionado con el siguiente punto

Lectura múltiple:

Sin duda, una de las grandes ventajas es poder identificar múltiples Tags en una sola lectura sin necesidad de una visión directa. Actualmente, la tecnología permite leer miles de Tags en segundos.

Ofrecen una larga vida:

Una de las características más destacables de los sistemas RFID es que pueden ser colocados en ambientes hostiles o complejos. Un tag es un elemento pasivo, por lo que no requiere mantenimiento y permiten millones de ciclos de lectura.

Mercado evolucionado

Actualmente existe una oferta de productos para sistemas RFID capaz de dar respuesta a las necesidades del mercado, lo que permite que cualquier empresa pueda disponer de un sistema personalizado eficiente.

 

En JSV disponemos del conocimiento y experiencia para conocer el mercado e identificar el mejor sistema para cada proyecto, una ventaja que nos posiciona como expertos. ¿Quieres más información sobre sistemas RFID? ¡Ponte en contacto con nosotros!