Si tienes auténticos problemas logísticos, RFID puede ser la solución más ajustada a tus necesidades. Según análisis sobre el terreno en empresas con elevados volúmenes de transacciones logísticas, los problemas surgidos suelen coincidir y ser muy similares por no decir iguales: pérdidas de mercancía, errores en los inventarios, nula comunicación entre el equipo de trabajo… Los errores son variados y diversos pero, si hay uno que destaca sobre todos los demás es siempre, los errores que tienen que ver con el tratamiento manual de la información.

Y es que trabajar en logística implica estar a mil y una acción a la vez, atentos a todo y además, realizar los trabajos con precisión y exactitud para no cometer errores. No se trata de mover – llevar cajas de un lado a otro sino que la extensión de la labor va mucho más allá y cualquier error, puede suponer grandes pérdidas para el cliente y por lo tanto, para la propia empresa.

Por lo tanto, el objetivo en cualquier planta logística es siempre, minimizar errores y conseguir que el trabajo esté realizado en el menor tiempo posible y con la máxima calidad. Un trabajo bien hecho optimizando tiempo y recursos.

¿Cómo se hace? Con soluciones actualizadas de última generación pero sobre todo, soluciones personalizadas a las necesidades de cada caso particular.

Opciones en el mercado hay muchas pero si algo eficiente y eficaz para solventar los problemas logísticos actuales y optimizar las plantas de carga, eso es sin duda, el RFID.

¿Qué es RFID?

RFID es la tecnología aplicada a la logística que permite la identificación por radiofrecuencia, localización en tiempo real de Tags, lectura de etiquetas, herramientas de análisis, etc que se generan en una planta logística con elevado volumen de mercancía.

Gracias al desarrollo e implementación de una solución de RFID en tu planta logística conseguirás la captura de datos así como el control de movimientos de las cargas sin necesidad de la intervención humana directa (una persona leyendo y registrando manualmente las etiquetas de cada elemento / caja).

 ¿Qué errores solventa RFID?

Ante todo, la calidad del trabajo realizado. Si a algo ayuda la tecnología RFID es a evitar errores, aumentar la calidad en el proceso de identificación de mercancía y por ende, a trabajar de forma más eficaz y ágil.

Con una solución de RFID en nuestro almacén podremos hacer que los miembros del equipo realicen su trabajo libres de presión y puedan enfocarse mucho más, desde una posición de tranquilidad, en sus tareas. Y es que minimizar de forma automática los posibles errores siempre, aporta seguridad y para generar productividad es indispensable.

 

Con RFID ya no hay que registrar manualmente las etiquetas de los productos que entran en nuestros muelles de carga ni los bultos recibidos. Directamente, a través de la solución implementada (que desde JSV desarrollamos de forma personalizada según cada proyecto – cliente – objetivos y necesidades) los tags se leerán de forma automática y la información irá, en un solo paso, al programa – software de gestión que utilice la compañía.

 

Los inventarios serán reales y estarán optimizados en tiempo real ya que sólo habrá que implementar las lecturas realizadas. Los stocks ya no contarán con desfases. No habrá que repetir análisis para poder extraer conclusiones sino que directamente, en cualquier momento, se podrá acceder a la información acumulada.

 

Sin duda, RFID ofrece un amplio abanico de posibilidades para diferentes problemas en plantas logísticas que ayudarán a optimizar procesos y conseguir que todo el engranaje funcione a la perfección.

 

Desde JSV trabajamos diariamente en la búsqueda – diseño y ejecución de proyectos de RFID para logística. Si tienes una necesidad latente, nuestro equipo especializado encontrará la mejor solución “a medida”.