La logística en el temporal Filomena

La logística en el temporal Filomena ha sufrido sobremanera y es que la logística sigue de plena actualidad y parece que haya escogido el papel protagonista en los últimos tiempos… para no soltarlo. Durante el confinamiento por la pandemia, todos mirábamos a la logística como nuestra salvadora ya que quedarnos sin algún producto sobre todo de primera necesidad habría sido devastador. Pasamos a de nuevo poner nuestras miradas en la logística con la llegada de la vacuna para el Covid y sus requerimientos extremos para su traslado.

Ahora, cuando parecía que teníamos encauzado el 2021 o al menos sus inicios, la logística vuelve a ser protagonista por la llegada de Filomena y sus devastadores consecuencias. La nieve y el mal tiempo ha tenido en jaque a camiones y camioneros en todo el país. Puntos clave como MercaMadrid han estado cerrados durante días lo que ha conllevado desabastecimiento de frescos en puntos fundamentales de nuestra geografía.

De nuevo, estamos ante un escenario en el que comprobamos que la logística es fundamental para nuestras vidas independientemente del área de actuación: personal, profesional… Sin logística poco podemos hacer. En Madrid por ejemplo se ha visto suspendido el reparto de mercancías a supermercados, los repartidores no han podido literalmente moverse y todo está paralizado.

Consecuencias de un temporal para la logística

Fue empezar a nevar y se bloqueó absolutamente el tráfico en general: trenes, aviones, carretera… Todo paralizado en el centro del país. Ha tenido que intervenir incluso la UME… ¿Qué consecuencias hay en la logística en el temporal Filomena?

La logística directamente quedó detenida, en suspenso. Pudiese parecer algo banal y sin importancia pero las consecuencias han sido castastróficas en cuanto a cantidades económicas.

La noche del viernes y la del sábado, numerosos camioneros se quedaron bloqueados en carretera con las cargas en sus camiones. Cargas que no se pudieron entregar en días y que de ser perecederos se perdieron con el consiguiente gasto implícito.

¿Era previsible esta situación?

En realidad el temporal estaba avisado y todos sabíamos que vendría Filomena. A día de hoy, hay numerosas opciones para comprobar el tiempo y tomar decisiones al respecto. Pero de nuevo, parece que nos pilló por sorpresa y la logística ha sido una de las más afectadas.

Con sistemas de análisis y previsión se podía haber tenido en cuenta que con un temporal así, los camiones no podrían circular o lo harían con dificultad. Además, iba a desarrollarse lo peor durante el fin de semana y los abastecimientos de tiendas deberían haberse adaptado.

Con sistemas de rfid para el stock y la gestión logística, todo habría sido más fácil. Se puede saber en todo momento en qué lugar se encuentra la mercancía y en qué estado. Igualmente, se pueden cruzar datos de stock en tienda o punto final para conocer cuando se llegaría a rotura de stock y comenzarían los problemas.

Es fundamental conocer la información al minuto en tiempo real no solo para tomar decisiones rápidas sino para a posteriori, evaluar daños, tenerlos en cuenta y que podamos preveer la situación para la próxima.

Si a algo no está ayudando el pasado 2020 y también el recién estrenado 2021 es que debemos ser precavidos, que tenemos que analizar y siempre tener un plan b. La logística ya está más que demostrado que es un punto vital para las empresas y el ciudadano. Dotemos a nuestros departamentos logísticos de las soluciones necesarias a la altura del momento y las circunstancias.

Ir arriba