Aunque a veces no le demos la importancia que tiene, el departamento de logística de una empresa es una pieza fundamental para el negocio. Si funciona bien o en su defecto, de forma incorrecta, el resto del engranaje se verá afectado (para bien o para mal). Desafortunadamente (aunque esto ya empieza a cambiar) el departamento de logística es el gran infravalorado de las compañías. Hagamos que esto cambien teniendo bien en cuenta y siempre presente las funciones que desempeña. Si no conocemos qué hace un departamento es imposible dotarlo del valor que tiene.

Las 5 funciones imprescindibles del departamento de logística

Como logística podemos entender muchas cosas e incluso considerar que es el departamento “cajón desastre” en el que todo puede tener cabida. Sea así o no y se considere un departamento que puede abarcar muchas tareas, estas hay que acotarlas para poder asignarles recursos (económicos, de personal y de herramientas) así como priorizar aquellas que son de más relevancia e importancia para el funcionamiento de la compañía.

Por lo tanto, entre las tareas y funciones del departamento de logística, las más importantes, fundamentales e imprescindibles se encuentran:

Control de inventario:

Es una de las funciones lógicas y más evidentes de un departamento de logística. El inventario siempre tiene que estar al día y optimizado para que podamos saber qué tenemos, qué necesitamos y en qué punto estamos.

Pero no solo hay que saber el stock existente sino que esto nos servirá para poder tomar decisiones acertadas sobre movimientos logísticos y de compras incluso, sobre el pricing de los productos – margen. Nos ayudará por tanto, a dar un correcto servicio a los clientes que compran y que requieren de una entrega rápida y ágil.

Procesos de almacén

El almacén es EL LUGAR para la logística. Si un almacén está desorganizado, no está bien optimizado, no funciona correctamente, la empresa entera y el negocio, se va a ver resentido.

Picking, recogida de mercancías, almacenaje, combinación de cargas, muelles de carga, recursos materiales y humanos… un almacén tiene muchos espacios y situaciones diversas a las que atender y que deben estar optimizadas al detalle.

Hay que saber ejecutar todas las tareas necesarias disminuyendo los errores y optimizando el tiempo y los recursos aumentando igualmente la productividad de nuestro equipo.

Transporte y distribución

Por supuesto, el transporte del producto y de la mercancía así como su distribución a los clientes es otro de los puntos calientes de un departamento de logística. Sin esto, todo el trabajo previo será en vano ya que algo no entregado o mal servido, llevará a todo al fracaso.

Los clientes finales, ya sean clientes unitarios o empresas, quieren un rápido y correcto servicio de entrega así que la distribución es fundamental para que la cadena de suministros y de producción sea óptima.

Trazabilidad

Si no sabemos dónde está cada artículo en cada momento, estamos perdiendo una información vital para conseguir que todo funcione y también para optimizar los procesos. La trazabilidad es vital en todos los aspectos y nos va a ayudar a saber identificar fugas y puntos de problemas a resolver.

Si un departamento de logística desarrolla bien la trazabilidad de sus productos / artículos está garantizando saber el flujo completo desde su creación / producción hasta su entrega. Si hay una fuga, podrá solucionarla en tiempo real y eso, hoy en día que todo va tan rápido y el entorno es tan exigente, no tiene precio.

Logística inversa

Punto a tener muy en cuenta y a trabajar sobre ello. La logística normalmente la entendemos como la entrega por nuestra parte de la mercancía que sale de nuestra empresa / negocio pero hay que tener muy en cuenta el abastecimiento propio para poder producir y trabajar. La materia prima tiene que llegarnos no solo en perfectas condiciones sino también en tiempo y de nuestra parte también influye que todo funcione, no solo de la logística del otro.

Igualmente, en logística inversa tendremos que tener en cuenta cada vez más realizar una logística sostenible, que ayude al Medio Ambiente y que sea socialmente responsable. Es un punto que no solo suma de cara a nuestros clientes sino que realmente es una necesidad para todos.

El control y la gestión de las devoluciones es otro de los imputs de la logística inversa y es que cada vez, sobre todo con el boom de la venta online, tendremos que hacer frente a numerosas devoluciones que debemos aprender a gestionar de forma optimizada. El éxito en una devolución bien gestionada nos asegura una próxima compra o fuga de cliente.

Todo cuenta y suma en un departamento de logística. Dotarlo de las mejores soluciones como rfid, picking por voz, etc nos va a ayudar a optimizar procesos y que todo funcione como un reloj. Tengamos siempre presentes las funciones y tareas de este departamento para ni sobrecargarlos ni que se convierta en el cajón desastre.

¿Necesitas ayuda para organizar tu departamento de logística? Nuestros asesores e ingenieros especializados de JSV analizarán tu caso y situación para ofrecerte la mejor solución personalizada.