El próximo 27 de noviembre se celebra a nivel internacional el Black Friday, ese nacido en EEUU y con el que oficialmente se abre el periodo de compras navideñas. Desde hace unos años, todas las marcas y empresas aprovechan para lanzar interesantes descuentos que motivan e incentivan las compras. Todos, como consumidores, tenemos en mente que hay que aprovechar el día para comprar ese artículo que tanto nos apetece o incluso, hacernos con regalos para Navidad.

Hasta aquí todo genial y es que representa una gran oportunidad tanto para el consumidor como para las empresas que pueden ver aumentadas sus ventas. Un gran empuje para los objetivos del año. Sí, el tique medio baja pero el volumen de venta sube, se mueve stock, se rota mercancía y se prepara todo para las ventas de navidad.

Pero, ¿cómo deben gestionar este pico de venta las empresas?

Las empresas se enfrenta en uno o varios días a importantes picos de venta que en los últimos años además, viene siendo en un alto porcentaje, de transacciones online (las que implican envíos).

Además de tener en consideración los stocks que hay que tener disponibles para no caer en rotura de stocks en días de altas (lo que sería un auténtico desastre), hay que tener en cuenta preparar la logística de nuestra compañía. Un alto volumen de venta es un gran éxito pero si se falla en la logística tendremos una legión de clientes insatisfechos, una ola de críticas negativas en redes sociales y estaremos abocados al desastre justo antes de la campaña de navidad. En este escenario, habría sido mejor no hacer Black Friday.

Por lo tanto, si hay dos puntos (además de la comunicación, etc) que las empresas deben tener más que preparado para estos días son:

  • Stocks repuestos
  • Logística preparada

Stocks a punto

Como decíamos, los stocks deben estar totalmente optimizados para la llegada del Black Friday. Actualmente estas ofertas no se limitan al último viernes de noviembre sino que dado su éxito, se ha ampliado a la semana previa e incluso, la quincena anterior.

Por lo tanto, vamos a tener la mayoría de nuestros productos o al menos una importante selección a precios muy asequibles y amparados en una fuerte y potente campaña de comunicación que incite a la compra.

Si no tenemos un stock previsto y preparado, es una gran equivocación entrar en el Black Friday. Para no fallar, anticípate y toma decisiones eficaces.

  • Analiza la venta de años anteriores.
  • Define qué artículos van a ser los más demandados y que van a sufrir más ventas.
  • Repón el stock de tus tiendas (físicas y sobre todo, online porque es el canal que más está vendiendo actualmente).
  • Ten un plan ante una posible rotura de stock.

Con estos cuatro tips estarás cubierto ante la situación de alta demanda durante el Black Friday.

Logística de alta demanda

El otro punto importante al que hay que atender en el Black Friday es en la logística. El boom de Internet a lo que hay que sumar la situación de este 2020 generada por la pandemia ha hecho que un alto volumen de las ventas se hagan online. ¿Qué significa? Que cada compra lleva implícito un envío – entrega a destino.

Por lo tanto, entra en juego otra partida que es la logística y que debe estar totalmente preparada. No hay peor experiencia de compra que aquella en la que no llega o llega mal / con retraso lo que se ha comprado.

  • Revisa tu flujo de trabajo logístico.
  • Incrementa, si es necesario, el personal para la logística de estos días.
  • Re-diseña las rutas de reparto.
  • Revisa que todo el todos los proveedores (reparto, etc) estén alineados con el pico de trabajo.

El Black Friday puede suponer un empuje para tus ventas o convertirse en tu mayor enemigo. Logísticamente lo importante es estar preparado y si tu empresa cuenta con soluciones y herramientas logísticas como voz para preparación de pedidos y/o rfid, todo será más eficaz desde el minuto uno.