Actualmente, en las circunstancias en las que nos encontramos, una empresa que venda producto, tiene que sí o sí, asegurarse un stock de forma constante y que incluso, pueda responder a demandas más elevadas. Estamos ante un momento en el que tener el stock asegurado es una ventaja competitiva ante la competencia.

Explosión de la venta online

Desde el pasado mes de marzo y con la llegada del coronavirus, nuestros hábitos de compran han sido radicalmente modificados. Hemos pasado de ser compradores mayoritariamente offline – presenciales a convertirnos, por exigencias del guion, en consumidores online.

Además de este hábito en el consumo y en la forma de comprar, otra de las consecuencias en la venta de productos generada por la pandemia ha sido que, de la noche a la mañana y en cuestión de horas, pasamos a comprar de forma desmedida ciertos artículos y productos dejando totalmente de lado el consumo de otros.

¿Qué generó esta situación? Roturas de stocks en artículos que jamás habían sufrido esta situación. Empresas que veían como perdían la oportunidad de vender más unidades de su producto pero que no tenían existencias. Usuarios que ante la escasez, dejaban su fidelidad a marcas y productos cambiándose a la competencia para poder suplir sus necesidades.

Una rotura de stock es de las peores situaciones comercialmente hablando que puede ocurrirle a una empresa. Y no solo por lo que dejan de vender sino que hay que sumarle la mala percepción que da a su público y que se juegan que su cliente habitual, al tener que probar a la competencia, decida quedarse allí donde fue a parar.

Hoy en día, a las habituales estrategias de marketing – creatividad y ventas hay que sumar, si vendes producto, el tener más que nunca, un buen stock analizado y totalmente optimizado y repuesto. No puedes jugártela ante una venta online en la que se requiere de inmediatez, no tener disponible el artículo.

Si quieres vender más, ponte a trabajar en tu stock y que siempre, esté al máximo nivel de exigencia.

¿Cómo optimizar el stock de tu empresa?

Con las mejores soluciones y herramientas disponibles en el mercado. Ayúdate de la tecnología porque la vas a necesitar para conseguir que todo funcione como un reloj.

Mantener un stock “con boli y papel” será tu mayor enemigo. Invierte en un sistema RFID de etiquetado de tus productos que además envíe información de forma automática a tu programa de gestión para saber qué se ha vendido (talla, color, unidades, propiedades, cógido Ean) y así podrás siempre, en tiempo real, saber la situación actual.

De hecho, con tecnologías como RFID podrás incluso realizar pedidos de reposición de forma inmediata y automática sin necesidad de que pase por ti (como persona) el requerimiento o tu programa de gestión te enviará a tu email la solicitud de pedido para que simplemente, la valides.

Soluciones como RFID te van a asegurar que tu stock siempre esté completo, optimizado y no tengas ni una pérdida de venta y como decíamos, no solo por lo que dejarás de ganar – ingresar sino por la excelente imagen de marca que vas a trasladar a tus usuarios y clientes.

Si estás pensando en tomar medidas para actualizar tu almacén y sistema de logística, nuestro equipo personalizado puede ayudarte a encontrar la mejor solución (RFID entre otras para tus necesidades).